Cartuchos de fuego central.

Son los más frecuentes en la actualidad. Están constituidos por una vaina de latón cuyo grosor aumenta en el culote.


Cartucho de 12.70x99 (.50 BMG) seccionado, donde se aprecia claramente el pistón-yunque-oído. FOTO: ILIA

En el centro, la base del culote puede tener una perforación donde se inserta un pistón (tipo Boxer, con el yunque incorporado) o un alojamiento para el pistón, un yunque formado en propio culote y dos o más perforaciones pequeñas (oídos) que comunican el interior de la vaina con el alojamiento del pistón (tipo Berdan).

La munición de fuego central es muy sencilla de recargar (especialmente si llevan fulminante tipo Boxer). La mayoría de munición comercial lleva fulminantes de tipo Boxer, mientras que la militar suele llevarlo de tipo Berdan.

Dado su proceso de fabricación, en la munición con pestaña ésta siempre es maciza. En las vainas con ranura, esta puede ser torneada. Las paredes de la vaina pueden ser más gruesas cerca del culote, donde están sometidas a mayor presión. Estas características no pueden darse en la munición de fuego anular, donde la pestaña es necesariamente hueca y toda la vaina debe ser más debil para permitir que la aguja percutora la deforme.

Como principales inconvenientes, las vainas siempre son mas pesadas y caras de fabricar.

Existe un tipo especial de munición de fuego central que se denomina "de fuego interno". Consiste en una vaina aparentemente idéntica a una anular, pero que lleva en el centro de su parte interna un pistón con su yunque. Actualmente están en desuso.

A la izquierda, vaina del .320 Short CF de fuego interno seccionada. Se aprecia el pistón y la pieza que se sujeta internamente por el pliegue de la pestaña y que ejerce la función de yunque y de soporte del pistón. FOTO Y CORTE: MANUEL

 

Esquema de un cartucho de fuego central con fulminante tipo Berdan.

 
 

 
  INICIO - MENÚ           Mapa Web
Visitas:
 
 
Web alojada en los servidores de http://www.militaria.es
 
By: Jordi Camerón