CARGADORES:

Son algo más que simples contenedores de munición. Son elementos activos que empujan los cartuchos para que entren en el arma en la orientación y momento precisos. Además pueden formar parte integrante del seguro y al vaciarse suelen impedir el cierre de la corredera, informando al usuario que ha agotado la munición.
Al contrario que peines y cintas, siempre (o casi siempre) se recargan y reutilizan.

Constan de cuatro partes principales:

-El cuerpo: Contiene los cartuchos y guía el muelle. Integra los labios, doblez en la parte superior que impide que los cartuchos salgan hacia arriba por la fuerza del muelle pero permite que se extraigan si se empujan desde el culote.

-La Teja elevadora: Una simple pieza plástica o metálica que permite que el muelle empuje uniformemente los cartuchos. En cargadores de doble hilera, guia la introducción de los dos primeros cartuchos para que queden correctamente orientados. Ver distintas tejas elevadoras.

-Muelle: Como su nombre indica, un muelle de gran longitud que empuja la teja y los cartuchos contra los labios del cargador.

-Tapa inferior: Es una simple chapa que encaja en las guías de la base del cargador. Su función es cerrar la parte inferior del cargador y soportar el empuje del muelle. Generalmente son desmontables. Ver distintas tapas inferiores.

 

 

Existen como complemento, unos útiles para facilitar el relleno de los cargadores vacíos. El mostrado aquí facilita la recarga del CETME. No son parte de los complementos del personal, están pensados para llenar decenas de cargadores en el cuartel tras un día de prácticas por lo que es muy voluminoso y pesado.
La excepción son los cargadores circulares, que suelen llevar una "llave" -separada o integrante- para tensar y bloquear el muelle. La introducción de cartuchos se facilita enormemente al no tener que luchar contra el potente muelle espiral que poseen.

NO VOY A INCLUIR TODOS LOS CARGADORES EXISTENTES, PUES HAY MUCHOS MILES DE ELLOS. CASI TANTOS COMO PISTOLAS, SUBFUSILES Y FUSILES DE ASALTO DISTINTOS. SOLO LOS MÁS REPRESENTATIVOS O CURIOSOS SERÁN INCLUÍDOS EN ESTAS PÁGINAS.

Existe toda una subfamilia de cargadores, poco usados actualmente, pero muy significativos: los cargadores circulares o helicoidales. Pueden imaginarse como un cargador normal enrollado en espiral, y con el muelle substituido por uno en espiral ("de reloj")
Tienen una gran capacidad para el tamaño que ocupan (Generalmente 50 a 150 cartuchos) pero por esa misma razón son muy pesados (especialmente llenos) y necesitan medios mecánicos para tensar el poderoso muelle necesario para mover tal cantidad de cartuchos (Generalmente llevan una palomilla o engarces para acoplar una manivela y un bloqueo en la posición de tensado máximo para facilitar la recarga)

 
 
Este es un cargador peculiar. Se instala en cualquier fusil Mauser Gewehr 98 o K-98 proporcionando capacidad para 20 cartuchos del 7.92x57 IS. Se le denomina "grabenmagazin". FOTO JUERGEN

Cargador helicoidal doble (doppeltrommel) para ametralladora MG-15. En conjunto permite almacenar 75 cartuchos del calibre 7.92x57. Posee 3 pequeñas ventanas para comprobar visualmente la carga remanente, a traves de las cuales se ve el culote de los cartuchos nº 70, 50, 25 y 0. Posee engarces en ambos ejes para acoplar manivelas tensoras. Un potente muelle transporta los cartuchos a través de su recorrido helicoidal. Pero el empuje se transmite a través de una cadena formada por cuatros falsos cartuchos unidos por un eslabón de cadena en su centro. Estos cartuchos tienen la forma de uno ordinario con el culote recortado y son de acero macizo (los de los extremos) y de aluminio macizo (los dos centrales). En las imágenes, comparación con dos cartuchos normales, vista de los culotes. FOTOS CARGADOR COMPLETO: FX FALSOS CARTUCHOS: MILITARIA.ES

El más conocido de los cargadores circulares, el del subfusil Thompson. El Thompson es un arma de gran calidad pero de caro mecanizado y muy pesada. Con el gran cargador circular y sus 50 cartuchos calibre .45 ACP dentro, debia ser incómodo de manipular. A cambio su estabilidad en ráfagas era notable. La producción militar llevaba un cargador recto convencional, aunque podia usar ambos tipos. En estas fotos se aprecia bien la manivela tensora -para cargar- la guia espiral para los cartuchos y el rotor cargado con un muelle espiral cuyas 6 aspas empujan los cartuchos. FOTOS: ALBERTO
Enorme cargador de tambor para cañón antiaéreo Oerlikon de 20mm. A través de una ventanita se ve el indicador de cartuchos remanentes y encaje para una manivela sobre lo que aparenta ser un engranaje reductor. FOTO: MILITARIA.ES
Aparatosa bolsa en recia lona y cuero para el transporte de dos cargadores rectos para cañón antiaéreo Oerlikon de 20 mm. FOTO: MILITARIA.ES

Cargador circular de ametralladora Lewis M20 Holandesa en calibre 6.5x53.5R Mannlicher. FOTOS: CHARLY
Restos de un cargador circular, probalemente de ametralladora de carro soviético. FOTO: JOAN
Cargador para ametralladora soviética Degtiarev. El de la foto, recuperado del campo de batalla, está bastante deteriorado. Se muestra sin tapa y con algunos cartuchos del 7.62x54 R en su interior. FOTO: JOAN

Peculiar cargador para la ametralladora italiana FIAT de 1914. Calibre 6.5x52. Una pieza realmente dificil de ver. FOTO: LIBERTAD

Tres cargadores de C.E.T.M.E. de diferentes capacidades: 30, 20 y 5 cartuchos. Arriba a la izquierda, cargadores de 30 y 20 cartuchos. En el centro, el pequeño cargador de 5 cartuchos y detalles de la tapa inferior corredera que mantiene el conjunto muelle-teja en su lugar. Arriba a la derecha, otra vista del cargador de 20 cartuchos y detalle de los labios. A la izquierda, detalle del conjunto teja elevadora-muelle.
En estas fotos se puede apreciar perfectamente la forma de la teja elevadora, que obliga a que los dos primeros cartuchos queden correctamente alineados ademas de transmitir el empuje del muelle. En algunos modelos, la teja tiene la función secundaria de bloquear la corredera del arma cuando se ha agotado la munición. Esto permite darse cuenta que se ha agotado la munición antes de que sea demasiado tarde. En algunos modelos de armas, además, permite que cuando se inserte un cargador lleno no sea necesario volver a montar el arma siendo suficiente con pulsar el botón de desbloqueo.
Los cartuchos, empujados por el muelle, quedan frenados por los labios. La forma de los mismos solo permite que los cartuchos salgan hacia delante.
TODAS LAS FOTOS: SIMÓN.

Cargador para SSG-82 (Ex-DDR) de 5 cartuchos. FOTO: JUERGEN
A la derecha, una foto de la pistola UNION y su monstruoso cargador.
Desgraciadamente, los cargadores no pueden hacerse de cualquier longitud que necesitemos.
Cuanta mayor capacidad poseen, más potente debe ser el muelle (y más si encima tiene que forzar los cartuchos a través de una curva bastante cerrada como en este caso).
El resultado es que debe realizarse un gran esfuerzo para introducir los últimos cartuchos en el cargador. A menudo son necesarios útiles especiales para llenarlos.
Esta misma fuerza es la que ejerce el cartucho contra el labio del cargador. Cuando supera un cierto nivel, el arma no tiene suficiente energia para extraer el cartucho. Imponderables como una carga ligeramente menos potente producirán el encasquillamiento. Excepcionalmente, la corredera puede abollar un cartucho cuando solo tiene fuerza para extraerlo parcialmente.
Lógicamente, la correcta limpieza de un cargador tan grande es imprescindible para que funcione eficazmente.
También pecan por el extremo contrario. Cuando quedan pocas balas en el cargador, el muelle ejerce poca fuerza. Es casi imprescindible que sea así, pues es la única forma que la tensión sea razonable cuando está lleno. Esto puede provocar problemas de alimentación con los últimos cartuchos del cargador, especialmente si ha estado mucho tiempo lleno y el muelle ha perdido tensión.
Son frecuentes los casos de armas con cargadores de gran capacidad en que al final debió admitirse que la única forma de que funcionasen sin problemas era no rellenar los cargadores al máximo.
Por último, cabe destacar tambien que a partir de cierto tamaño, las ventajas de capacidad se anulan con los inconvenientes del elevado peso y volumen.
Por todo ello es raro encontrar hoy en día cargadores de más de 20-30 cartuchos. Quedan para el recuerdo experimentos bellos y aparatosos.
FOTO: BERNARDINO



Una pequeña y manejable pistola ametralladora en calibre 9x17 - 9 Corto, con un aparatoso cargador monohilera de casi 30 cm de longitud y capacidad para 20 cartuchos. Fabricación eibarresa, probablemente durante la república. FOTOS: KOKO

Cargador para el fusil-ametrallador "Chauchat". En este caso, la forma exageradamente curva viene impuesta por la gran pestaña del cartucho que debía contener, el 8.03x50R Lebel.

A la derecha, imagen de la teja de uno de estos cargadores. FOTOS: TOMY

No solo las las armas ligeras cuentan con cargadores separables. El cargador de esta foto pertenece a los cartuchos de proyección que impulsaban los morteros Brixia de 45 mm.

FOTO CARGADOR: TOMY

 
  INICIO - MENÚ           Mapa Web
Visitas:
 
 
Web alojada en los servidores de http://www.militaria.es
 
By: Jordi Camerón