16 mm Charrin / 16mm Charrin-Peeters / ECRA-ECDV 16 057 CBC 010

En el año 1851 Louis Charrin, un joven oficial belga, presentó a la “Manufacture d’Armes de l’Etat - M.A.E.” (Fábrica de Armas del Estado) algunos proyectiles de distinto calibre cuya característica principal era que tenían una base hueca que se expandía sobre el estriado del arma por la fuerza de los gases.

Estos proyectiles, se consideraron bastante interesantes, pero por razones inexplicables, la comisión no ordenó ensayos complementarios. Dos años más tarde, la M.A.E. decidió realizar nuevos experimentos. El resultado, fue un nuevo proyectil (basado en el proyectil de Charrin) pero “ideado” por el General Timmerhans, director de la M.A.E., y un técnico, también de la empresa, que se llamaba Peeters, el cual ideó una cavidad en forma de campana en la base del proyectil. El diseño resultante de bala se denominó Modelo 1853 Timmerhans-Peeters, aunque tiempo después, algunos escritores más juiciosos denominaron al cartucho “Charrin-Peeters”.

Durante los ensayos, el mosquete de ánima rayada calibre 16.3 m/m demostró tener una mejor balística que cualquier arma en servicio en aquél tiempo. Sin embargo, la comisión decidió mantener los mosquetes del obsoleto calibre 17.5 m/m. Su principal razón fue la del coste de modificar cientos de armas.

En su libro "Les carabines de guerre, les fusils transformés et leurs balles" (Las carabinas militares, los fusiles transformados y su proyectiles) publicado en 1860, Charrin sugería que con la adopción de calibres más pequeños y proyectiles de base hueca se obtenía una trayectoria más larga y tensa y, por lo tanto, una mayor precisión.

Entre los años 1863-64, Charrin presento un nuevo cartucho experimental de 15 m/m (proyectil n°C14, según propia designación) el cual fue desechado por no presentar el suficiente stopping power (poder de detención) En 1866, Charrin, con la esperanza de resolver este problema y sin duda, inspirado en los ensayos británicos sobre el .577 Boxer, propuso un nuevo cartucho del calibre 16 m/m (2¼”). Pero no existe o no se ha encontrado aún documentación sobre él. De cualquier forma, este cartucho llego demasiado tarde, ya que la Comisión había comenzado a experimentar con los llamados “pequeños calibres”, experimentos que llevarían a la adopción del 11 mm Belgian, en 1867.

El cartucho del 50º aniversario de la ECCC-ECRA: Como hasta ahora no se ha encontrado ningún espécimen de cartucho Charrin, el cartucho que se presenta para el 50º aniversario está basado en dibujos y descripciones publicadas para el “Garde Civique” y artículos de algunos de los libros especializados de la época. La vaina, se ha fabricado siguiendo cuidadosamente la técnica de Louis Bachmann: una hoja de bronce trapezoidal enrollada y sujeta a una base de latón. Los Sres. Francis Latour y Alan Ivor construyeron estas únicas 50 unidades en Bélgica. También se fabricó otro conmemorativo con tirada mucho mayor en calibre 9x19 Parabellum.

 
 
Cartucho inerte conmemorativo, tirada limitada de 50 ejemplares. Culote de latón, cuerpo de lámina de latón enrollada, bala de plomo con calepino de papel. FOTO: JOSE JUAN
ECCC-ECRA
50
1965-2015
Francis Latour y Alan Ivor. FOTO: JOSE JUAN Bélgica 2015 DSP0001
 
  INICIO - MENÚ           Mapa Web
Visitas:
 
 
Web alojada en los servidores de http://www.militaria.es
 
By: Jordi Camerón